Loading...

Pipa de girasol cruda pelada

Descripción
Son las semillas comestibles de los aquenios de la planta llamada girasol, cuyo origen se sitúa en Norteamérica y Centroamérica. La pipa de girasol cruda pelada es un alimento muy graso, fuente de minerales y vitaminas, con muchos beneficios para nuestro cuerpo entre los que encontramos:
  • Por su aporte en proteínas, que contienen aminoácidos entre ellos el triptófano, que es el precursor de la serotonina, mejoran el estado de ánimo.
  • Las pipas contienen zinc, que es un mineral que aumenta la cantidad y la calidad de los espermatozoides.
  • Son una fuente rica de ácido fólico, que durante el embarazo colabora en que el bebé se forme bien y goce de buena salud.
  • El triptófano regula el apetito por lo que ayudan a controlar el peso.
  • Debido a la vitamina B podría ayudar a mejorar la salud del cabello.
  • La vitamina E ayuda a proteger contra el Parkinson, ya que esta tiene un efecto neuro protector.
  • Las grasas que contienen disminuyen el colesterol malo y equilibran los niveles de azúcar en sangre.
  • Son un alimento rico en calcio y por lo tanto mejoran la salud ósea.
Con la pipa de girasol cruda pelada podemos aderezar ensaladas, preparar platos dulces y salados, mezclarlas con yogur y cereales, añadirlas a panes, magdalenas y pasteles…
Atributos
Precio

0,616,10

Origen
China
Seleccionar tamaño
TEMPORADA

Portes gratuitos en la península para pedidos superiores a 39€.
Envíos a partir de 24/72 horas.

Descripción

Información nutricional por 100 g
  • Valor energético: 578Kcal/2403 kJ
  • Grasas: 38 g
    • de las cuales saturadas: 3,6 g
  • Hidratos de carbono: 25 g
    • de los cuales azúcares: 2,7 g
  • Fibra alimentaria: 14 g
  • Proteínas: 28 g
  • Sal: 0,03 g
Fecha de consumo preferente

6 meses.

Información adicional

Peso

100 g, 150 g, 250 g, 500 g, 1000 g

Ingredientes:

Semilla de girasol sin cáscara.

Puede contener trazas de:

Cacahuete, frutos de cáscara y derivados.

RECETA PANELLETS

Compra aquí los mejores ingredientes 100% naturales, para hacer tus panellets.

Cómo prepararlos

  1. Pelar y cortar las patatas en trozos pequeños y hervirlas.
  2. Poner el azúcar en un bol grande y, cuando estén hervidas las patatas, estando muy calientes, añadirlas al azúcar.
    Sin dejarlo enfriar, incorporar poco a poco la almendra al bol del azúcar y la patata, mientras amasáis enérgicamente.
  3. Dejar enfriar la pasta obtenida en la nevera, mínimo una hora.
  4. Hacer bolitas de más o menos 15 gramos cada una.
  5. Adherir a las bolitas piñones, almendra troceada, fruta confitada, membrillo, chocolate o coco rallado.
  6. Precalentar el horno a 200º C.
  7. Colocar papel de horno en una bandeja, colocar los panellets y pintarlos con huevo batido o mermelada (de albaricoque o melocotón) disuelta en un poco de agua caliente.
  8. Hornear durante 10 minutos y ¡listos! Cuando salen del horno están blandos, pero ya están hechos. ¡Se endurecen cuando se enfrían!